viernes, 18 de agosto de 2017

Cinismo y destrucción

Lula y los Kirchner

Jorge G. Alvear Macías
Nuestra democracia está atrapada por la corrupción, desde que una de las campañas electorales del expresidente Correa habría recibido financiamiento de Odebrecht, protagonista del más grande escándalo de corrupción nacional de todos los tiempos.
Cuánta diferencia con Chile, país líder en probidad en América Latina, un modelo de Estado democrático, económico y social. Cuán distinto el escenario ecuatoriano para atraer inversiones extranjeras importantes de largo plazo y no golondrinas. Lo comento en consideración del grave problema económico del país, constituido especialmente por la descomunal deuda contraída por Rafael Correa, quien hizo oídos sordos a toda advertencia de especialistas y del sentido común.
Al igual que con el kirchnerismo en Argentina, el correato es sinónimo de corrupción y de destrucción económica, que también impregnó a Alianza PAIS, agrupación que debería desaparecer. Es lo que les conviene a aquellos militantes que no se mezclaron en las corruptelas (ora porque “no hubo cama para tanta gente”, ora porque se resistieron…, ora por falta de oportunidad); y no es buena su identificación con otros miembros de la organización verde flex percibidos y percibidas como oportunistas que rápidamente amasaron y exhiben riquezas sospechosas, prevalidos y prevalidas, cínicos y cínicas, labiosos y labiosas aprendices de cuatro o cinco líneas de un texto, repetido en cualquier ocasión para responder el reproche ciudadano. LÉA MÁS: 
Chávez, kirchner, Correa y Lula
*Publicado originalmente en el diario El Universo el día viernes 18 de agosto del 2017