viernes, 29 de abril de 2016

¿Referéndum o solidaridad?

Jorge G. Alvear Macías


La consulta popular del 2011 (de los gallos y toros) costó más de $ 30 millones; en consecuencia habría un dispendio similar en el referéndum propuesto por el colectivo Rafael, Contigo Siempre. Sus representantes buscan eliminar la restricción a las candidaturas de las personas que ya han sido reelegidas para un cargo público, concretamente para el actual presidente. El impedimento consta en una Disposición Transitoria de las Enmiendas a los artículos 114 y 144 de la Constitución, aprobadas por la Asamblea Nacional el pasado diciembre, que imposibilita al presidente Rafael Correa y a los demás funcionarios ya reelegidos a postularse en las elecciones de febrero del 2017.
La propuesta es inoportuna, dadas las circunstancias de escasez y desesperación originadas por el terremoto que afecta a los hermanos manabitas y esmeraldeños. Pero es además inútil, porque las representantes del colectivo –aun en el supuesto de que la Corte Constitucional elimine la restricción constitucional para introducir la candidatura del presidente Correa– se estrellarían con la voluntad de aquél. No quiere la reelección: “Creo que el país necesita descansar de mí y yo necesito descansar un poquito del país”. Lo dijo antes del seísmo, que debe haberlo cansado más.
Adicionalmente, se ha anticipado que en junio la Asamblea Nacional de Alianza PAIS (AP) escogerá al candidato que sucederá al presidente Correa, entre el exvicepresidente Lenín Moreno y el actual vicepresidente, Jorge Glas. Así, antes de que se produzca un eventual referéndum, ya AP tendrá candidato a inscribir en octubre. Hasta aquí lo que los hechos determinan, otra cosa es el trámite ante la Corte Constitucional. SIGA LEYENDO: