viernes, 2 de diciembre de 2016

Desempleo y depresión

Jorge G. Alvear Macías


Hemos insistido desde hace tiempo en la necesidad de repensar las políticas laboral y tributaria para reactivar la economía. Apoyando la eliminación del “anticipo” del impuesto a la renta, del impuesto del 5% a la salida de divisas y las “salvaguardas arancelarias”. No hubo acogida y, además, se le impuso a la ciudadanía más sacrificios a su economía con nuevas contribuciones.
Como consecuencia llegó la recesión, se incrementó el desempleo y la desesperanza. La reciente encuesta de Market, en Guayaquil y Quito, reveló que la gran mayoría de ecuatorianos (83,25%) cree que la situación general del país ha empeorado en los últimos 3 meses. La disminución de las recaudaciones del IVA y del impuesto a la renta lo confirman. Con las alarmantes noticias sobre la falta de empleo, empiezan a manifestarse casos de depresión y suicidio (en esta semana, en Guayaquil, un desempleado en estado de depresión asesinó a su pareja, a 4 hijos e intentó suicidarse).
El competir por un empleo con miles de personas puede incrementar esa desesperanza. Basta imaginar a más de 11.000 personas que aplicaron a 150 plazas laborales en la ATM (Autoridad de Tránsito Municipal) en Guayaquil. Los hombres somos más propensos a sufrir problemas de salud mental en un contexto de recesión económica, como el que afecta al Ecuador. Esas posibilidades están más presentes en ciudades de la Costa, donde la burocracia no está en capacidad de absorber a los desempleados.
No obstante el clamor por el desempleo y ante la propuesta del candidato Lasso para revertirlo, se ha generado alguna opinión contraria a la eliminación o disminución de 12 impuestos. Simplemente se especula que tal vez los empresarios no invertirían en nuevas fuentes de empleo, aquellos recursos que dejará de recaudar el Estado con la eliminación o disminución dichas; olvidándose quizás que a pesar de no ocurrir dicha inversión, la disminución de impuestos en gran medida aliviaría al consumidor en esta carestía. LÉA MÁS 
*Publicado originalmente en el Diario El Universo el día viernes 2 de diciembre del 2016.