viernes, 28 de abril de 2017

¡Falta de compasión!

Jorge G. Alvear Macías
Santiago Martín, sacerdote y escritor español, comenta (en YouTube) la situación venezolana como indescriptible, intentando resumir así el sufrimiento por la falta de libertad, seguridad y comida. Él observó –como muchos– las crueles agresiones a dos adolescentes por agentes del Estado y también se percata del cómplice silencio internacional ante la dictadura de Maduro, de la inoperancia de la OEA y la ONU.

El clérigo se pregunta qué ocurre dentro de la Iglesia, pues salvo los obispos venezolanos –como el cardenal Urosa–, que valientemente arriesgan su integridad física en defensa de su pueblo, muchos obispos latinoamericanos y el Celam (Consejo Episcopal Latinoamericana) no demuestran su solidaridad. Insiste: “Por qué este silencio… y también podemos decirlo de otras instancias de la Iglesia…”.

Coincidimos con sus preocupaciones y decepciones. Fuera de Venezuela existe muy poca condena ante verdaderos crímenes de lesa humanidad allí cometidos; y, los líderes de América Latina evidencian que carecen de compasión. Ciertos personajes, antes defensores de los derechos humanos, ahora se lavan las manos. El popular Pepe Mujica, a quien le sobró lengua para referirse a la FIFA como “una manga de hijos de puta” (porque sancionaron a un futbolista de la selección uruguaya), sin embargo, solo dice que no es mago para ayudar a resolver el conflicto venezolano. Antes había expresado que Maduro está “loco como una cabra”, aunque le tiene un gran respeto...

LÉA MÁS 


*Publicado originalmente en el diario El Universo el día viernes 28 de abril del 2017

1 comentario:

Eliza Egas dijo...

Sí, la verdad que no sé qué más se espera....porque mientras más les permitan, más avanzarán! O es que como en las "sectas" o "cofradías", es más importante que la Secta o credo siga, no importa lo que haga o a coste de lo que sea!