viernes, 26 de octubre de 2012

‘Como el avestruz’

Jorge Alvear Macíasjorgalve@yahoo.com | 
Recientemente circuló un reporte publicado por el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional, que compara las regulaciones de 185 países destinadas para pequeñas y medianas empresas. La publicación titulada ‘Doing Business’ se centra en resultados de investigaciones sobre regulaciones que incentivan actividades comerciales y sobre aquellas que las desalientan.

El trabajo evalúa las regulaciones que inciden en el día a día de las empresas, tales como apertura, manejo de permisos, empleo de trabajadores, registro de las propiedades, obtención del crédito, protección a los inversionistas, pago de los impuestos, comercio transfronterizo, cumplimiento de contratos y cierre de actividades empresariales. Con esos indicadores se ponderan los resultados económicos, para ubicar las regulaciones que funcionaron.

Entre la variada información que proporciona la publicación, resulta muy interesante la que clasifica a los países por la facilidad de hacer negocios. Así, aparece Singapur en primer lugar. Este primer puesto también lo tuvo en el 2007. En el 2006 fue Nueva Zelanda.

El caso es que en el último reporte, el Ecuador asoma en el puesto 139, con cero reformas de incentivo para el mejoramiento de la actividad empresarial. Lo grave es que pasamos del puesto 120 (año 2006). Es decir, desmejoramos 19 puntos en seis años. En comparación, Colombia estuvo en el puesto 76 (2006) y luego de seis años se situó en el puesto 45. El Perú aparece en el puesto 43, cuando estuvo en el puesto 78 hace seis años.

La mejor situación para inversiones en dichos países ha sido suficientemente publicitada, a la par que el descenso de las inversiones recibidas en el nuestro.

Por ello no sorprende que, según publicación de diario El Tiempo de Bogotá, en Colombia se crean 183 compañías al día. La buena situación económica impulsa los emprendimientos privados, al punto de que en los primeros nueve meses se crearon 49.502 empresas. Llama la atención que de las firmas constituidas 221 son sucursales de sociedades extranjeras. La nota periodística explica que las empresas extranjeras tomaron la decisión de establecerse en Colombia, porque “es una economía que está funcionando bien y con un problema de seguridad casi resuelto”.

En Ecuador, durante el 2011 se constituyeron 7.892 compañías.

¿Qué está pasando en Ecuador? ¿Por qué estamos en una posición tan maltrecha en el ranking de los países que necesitan inversión extranjera? Pienso que es el momento de sincerarnos. Nuestros líderes empresariales deben abandonar posiciones cómodas. No nos conviene hacer “como el avestruz”. Nuestros políticos –en especial los legisladores– deben enterarse de lo que acontece con los países vecinos y ser más responsables al momento de debatir las leyes. El inversionista extranjero busca seguridad jurídica y huye de los estados tramposos, de los que no honran sus deudas, especialmente en la contratación pública.

Menos inversión es la respuesta, cuando se establecen impuestos en transgresión de los principios tributarios de igualdad y de seguridad jurídica. Menos inversión es la respuesta, cuando se violentan preceptos constitucionales en la formación de las leyes. Menos inversión es la respuesta frente a la imposición de tributos adicionales a las utilidades de los bancos… Menos aún cuando se crea un nuevo precedente para atentar contra el derecho de propiedad privada.

¡Estamos retrocediendo, así nos ven desde afuera!... Lo confirma la publicación ‘Doing Business’.


*Publicado en el Diario El Universo, el día viernes 26 de octubre del 2012.

No hay comentarios: